¿Te acuerdas como era nuestro querido San Nicolás hace años?

 

 



Cuando salíamos a jugar fútbol solo poniendo dos piedras como portería… o en las noches cuando se iba la luz todos salíamos a jugar escondidas, nuestros cumpleaños y los de nuestros vecinos era en el porche de la casa, allí rompíamos una piñata, conocíamos a todos los de la cuadra por nombre, dejábamos que cualquier vecino regañara a nuestros hijos si estaban haciendo alguna travesura, saludábamos por igual a quien pasaba vendiendo el pan o el periódico, corríamos felices a cambiar un envase de vidrio por un pollito de colores, o detrás de camión de la nieve.

Dejábamos la llave a nuestro vecino cuando salíamos de viaje por si se ocupaba, solíamos salir toda la tarde a jugar, la regla era siempre la misma, regresar antes de que oscureciera, en la cochera, dos mecedoras y una mesa, macetas, nunca peleábamos con el vecino por estacionarse enfrente, siempre pedía permiso, visitábamos al que se enfermaba y nos dolía si algo mal les pasaba…

Pero San Nicolás Creció, y nosotros también lo hicimos.

Dicen que los tiempos cambian… No estoy de acuerdo, el año sigue teniendo los mismos meses, los meses los mismos días, los días las mismas horas y las horas los mismos minutos…

Los que cambiamos fuimos nosotros.

La Ciudad esta allí, y aunque es una mejor ciudad que la de antes, falta mucho por hacer. Retos como ser el gobierno más transparente del país, espacios para nuestras mascotas, la activación de nuestros espacios y parques, mejorar la seguridad, inculcar el arte y la cultura a nuestros habitantes, reforzar los valores, el respeto a nuestros abuelitos y abuelitas, el gran reto de no tener grafiti ni baches, que nadie se quede sin estudiar, luz blanca de led en todos nuestras colonias y muchas cosas más…

Sin embargo, la mejor ciudad no es aquella que es más segura, bonita e iluminada. La mejor ciudad es aquella que tiene mejores personas habitando en ella. El verdadero cambio, la verdadera transformación comienza por uno o una misma, el respeto a los demás, ser amable, ayudar a otros.

Este documento que tienes en tus manos es el plan, mínimo a seguir para sentar las bases de la ciudad que soñamos, pero de nada sirve si no pones de tu parte. Te invito a que lo leas y hagas lo que te toca, HACER LO CORRECTO.

 

Dr. Zeferino Salgado Almaguer

ALCALDE DE SAN NICOLÁS